Mis inicios como arquitecto Cloud

Aunque llevo trabajando desde 2012 con AWS, es desde los últimos 3 años que he sido responsable del diseño e implementación de la Arquitectura Cloud en Corvus Belli.  He aquí cómo comenzó todo… 

En abril de 2015 empezó mi aventura en esta empresa, y debo de confesar que al principio tuve dudas sobre si postularme  como candidato a la oferta de trabajo que ellos habían publicado en aquella ocasión.

La razón de mis dudas se debe a que yo venía de trabajar como autónomo para una StartUp en los Estados Unidos (trabajaba remotamente).  Allí empecé a trabajar con Amazon Web Services, y durante el tiempo AWS se ha convertido en mi principal herramienta de trabajo.

Cuando tuve que dejar ese trabajo (por desgracia sufrió el problema de muchas StartUps) quería conseguir un trabajo que me permitiese continuar trabajando en AWS.  En parte también porque había realizado el curso para obtener la certificación de Arquitecto de Soluciones Asociado.

Finalmente me decidí a postularme, ya varios años atrás conocí sobre la existencia de esta empresa y supe del potencial que tenía (y tiene) en cuanto a las aplicaciones que se pueden desarrollar.

Finalmente me ofrecieron el puesto y sin dudarlo lo acepté, aunque buscaba un puesto con un perfil muy diferente al que ofrecían, no podía dejar pasar esta oportunidad.

Pero un día todo cambió…

El inicio de nuestra estratégia Cloud.

Un par de meses después de que empecé a trabajar se me acerca David y me comenta:

Edgar, cuánto puede costar un servidor en Amazon?

Ya en Corvus Belli se usaba Glacier para respaldar los servidores internos así que era mi oportunidad para “vender” los servicios de AWS.  Le hablé de las distintas opciones que nos podía ofrecer EC2, los distintos tipos de instancias, el modelo de precios.  Hablamos de la posibilidad de usar un balanceador de carga (ELB) para aumentar la disponibilidad y la de usar Cloudfront para servir contenidos estáticos, también de las ventajas que tendríamos al usar RDS para hospedar nuestras bases de datos.  Finalmente hicimos cálculos usando la calculadora de precios de AWS.

Al ver que los precios de los servicios de Amazon eran un poco menores que los que nos ofrecía el servicio de hosting que se usaba hasta ese momento, y considerando que además íbamos a ganar en términos de disponibilidad de los servicios quedó convencido de que la opción de migrar a AWS era una excelente idea.

El primer paso de esta estrategia consistía, como no podía ser de otra manera, migrar todos nuestras páginas y servicios a AWS, pero de esto ya hablaré en otro artículo donde ya detallaré un poco más sobre lo que hicimos y los pasos subsiguientes.

Facebook Comments

Debes estar conectado para publicar un comentario