Feed de Edgaragg

Artículos relacionados

Facebook Share

Share on facebook

Designed by:
SiteGround web hosting Joomla Templates
La sopa de piedra PDF Imprimir E-mail
Escrito por edgaragg   
Viernes, 01 de Octubre de 2010 09:30
Indice del artículo
La sopa de piedra
cuidado
Todas las páginas
Los tres soldados regresaban a casa hambrientos después de una guerra.  Cuando vieron el pueblo delante de ellos sus espíritus se levantaron.  Estaban seguros de que los habitantes del pueblo les darían comida.  Sin embargo, al llegar allí, encontraron puertas y ventanas cerradas.  Después de muchos años de guerra, los aldeanos estaban escasos de alimentos y solo tenían lo que habían podido acumular.
 
 
Sin inmutarse, los soldados colocaron al fuego una olla con agua y dentro de ella colocaron cuidadosamente tres piedras.  Los aldeanos asombrados salieron a mirar.
 
"Esto es una sopa de piedras" explicaron los soldados.  ¿Es todo lo que lleva? preguntaron los aldeanos.  "Absolutamente, aunque algunos dicen que sabe mejor con algunas zanahorias...".  Un campesino salió corriendo, regresando al poco tiempo con una canasta de zanahorias que tenía atesorada.
 
Un par de minutos más tarde los aldeanos preguntaron ¿Eso es todo? 
 
"Bueno, unas patatas le darían cuerpo", otro aldeano salió corriendo.
 
Durante la siguiente hora, los soldados fueron diciendo una lista de ingredientes para la sopa: carne, puerro, sal y hierbas, y cada vez, un aldeano diferente salía corriendo y volvía con el ingrediente.
 
Con el tiempo llegaron a hacer una gran olla de sopa humeante.  Al final, los solados quitaron las piedras y se sentaron con todo el pueblo a tomar la primera buena comida que cualquiera de ellos haya comido en meses. 
 

Los aldeanos de esta historia fueron vulgarmente engañados por los soldados, quienes llevados por la curiosidad le entregaron la comida a los soldados para hacer la sopa.  Pero lo más importante de esta historia es que los soldados actuaron como un "catalizador", uniendo a todos los aldeanos para conseguir algo que no hubiesen logrado hacer por ellos mismos.  Eventualmente, todos salieron ganando.

Hay ocasiones donde uno conoce que es lo que se debe hacer y como hacerlo.  Pero las personas involucradas, como los usuarios, jefes de departamentos, etc. (los aldeanos) se niegan a darte los recursos (la comida) o a poner peros.  Puedes saber que hacer, pero si te atreves a preguntar te encontrarás con retrasos, se forman comités, reuniones, presupuestos que necesitan aprobación, etc. Todo el mundo quiere proteger su "comida".

En estos casos, donde vemos a nuestros "aldeanos" protegiendo su "comida" y solo nos cierran las puertas y ventanas, acarreando retrasos al proyecto, solo podemos sacar nuestras piedras y hacer una buena sopa.  Trabajemos un poco en el desarrollo de un prototipo que muestre la idea de aquello que queremos hacer y se lo mostramos a nuestros aldeanos.  Dejemos que se maravillen y les invada la curiosidad.  Posiblemente obtengamos como respuesta algo cómo "Sería mejor hacer esto o aquello", no importa, apenas estamos empezando a preparar nuestra sopa.

Aunque nuestros aldeanos pretendan que lo que quieres hacer no es importante, pronto verás que empiezan a acercarse y a preguntar sobre esa nueva funcionalidad que quieres agregar y como pueden participar en ello.  Dales una visión del futuro y se unirán a ti.

En conclusión, hay que ser catalizadores del éxito.


 Pero, cuidado!

La historia de la sopa de piedras también trata sobre el engaño suave y gradual y a la vez sobre el enfoque demasiado centrado en un punto particular.  Los aldeanos de la historia se centran tanto en las piedras que se olvidan del resto del mundo.  Todos caemos en el cuento de la sopa de piedras todos los días, eso simplemente sucede.

Las nuevas tecnologías son un excelente ejemplo de como la sopa de piedras nos afecta a nosotros.  Las tecnologías de moda nos hace querer participar en ella así no tenga mucho sentido para nuestro sistema.  Tenemos que enfocarnos siempre en la imagen grande del proyecto, si una nueva tecnología parece prometedora no podemos simplemente incorporarla porque es lo novedoso, porque el mundo va hacia allá.

Los síntomas los conocemos perfectamente, vemos como el proyecto se nos va de la manos lentamente.  La mayoría de los desastres en los sistemas aparecen de una forma tan pequeña que no nos damos cuenta.  El proyecto se desborda todos los días, los requerimientos se exceden, mientras que los parches de código son el trabajo de todos los días, hasta tal punto que el proyecto tiene tantos parches que no queda nada del código original.

Hay que mantener siempre la vista sobre la imagen grande del proyecto para no distraernos con las sopas de piedras que se nos presentan.  Hay que estar constantemente revisando que es lo que estamos haciendo y si eso que estamos haciendo forma parte de esa imagen.

La estrategia de la sopa de piedras es aplicable solamente cuando el proyecto está llegando a un punto muerto, donde nadie quiere prestar su apoyo y en su lugar nos ponen trabas.  En ese caso la sopa de piedras funciona para llamar la atención de los aldeanos y hacer que quieran participar de ellas, pero hay que tener cuidado de nosotros no perdamos el norte.

Actualizado ( Viernes, 01 de Octubre de 2010 15:21 )